La campaña porteña se terminó en dos megas exposiciones