grand-marche
En la década de 1820, el escultor Antoine Louis Barye solía acompañar a su amigo Eugéne Delacroix al Zoológico de Paris para juntos retratar a las fieras al natural y tomar apuntes de ellas comiendo, durmiendo o luchando…así sucesivamente varios escultores convirtieron a los animales en protagonistas a lo largo de la historia. Vivianne Duchini emprendió una formación artística multidisciplinaria para luego distinguirse como escultora animalista, así se reveló con sus famosos equinos que ya todos conocemos a la perfección, y como buena jinete amante de Stubbs o Mêne, para ella modelar el caballo en libertad, es la más expresiva y bella imagen que un hombre puede contemplar, así lo demuestra con sus figuras ecuestres, los saltos, brincos y galopes de uno de nuestros animales predilectos y también con los tambaleantes potrillos dando sus primeros pasos vacilantes. En esta muestra, casi una retrospectiva de su obra, se distingue “Pegasus”, no solo por ser un ícono de la mitología y símbolo de inspiración para los poetas, músicos y artistas, sino que además representa la velocidad y el movimiento…algo constante en todas sus obras. Yo diría que en la obra “Pegasus”, por la magnitud de su anatomía, por su virilidad y vigor, por el detalle del cincelado, la escultora logra mezclar el realismo con el misticismo desde una mirada interior, y lo capta de tal manera que hace que el espectador pueda oír casi simultáneamente el tronar de los cascos galopando, el relincho de este potro y hasta el soplar del viento por el movimiento de sus alas. Duchini se consagra una vez más con esta selección de obras suspendidas entre la armonía y la poesía, algunas inéditas y otras de colecciones privadas que nos muestran el naturalismo academizante que todavía se pueden ver en algunos artistas que no siguen tendencias ni modas efímeras y son fieles a su instinto e identidades propias. Además de las deslumbrantes tropillas expuestas, la infinidad de perros, animales domésticos, enigmáticos y salvajes modelados en bronce que refractan la multiplicidad de matices lumínicos de estas salas, nos harán dudar una vez más si estamos parados frente a obras contemporáneas y además emocionarnos porque detrás de cada una de sus creaciones hay “vida“.

http://www.grandmarche.com.ar/grandmag/?p=908